lunes, 21 de septiembre de 2009

Después de la claridad


Flores que se deletrean despacio, con gentileza de niña buena, de incoencia persistente a través de los años... son flores.
Pequeñas nacidas de capullos como cuando nos destapamos la inocencia y nos consumimos en un beso infinito.
Ay son flores los recuerdos. Son pétalos al viento.
Pues una vez nos deshojamos las vestimentas.

Flores nuestros amores, flores nuestras miradas, flores nuestros vuelos. Pétalos al viento.

Ya después de la claridad el blanco curó los ojos y estás brillante.
Blanca esperanzada, como un lirio,
tú la mujer en el espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario