lunes, 19 de enero de 2009

Estorbo de la Luna


Calla la penumbra, república aquella de piedras que se hacen sombra, de arrugas en las sábanas muertas. Calla el resplandor a lo lejos, la siénaga sin soles, el mar que azulea. ¿Que tendrá este callar vacío? ¿Angosto es el silencio? ¿Pequeña la garganta? ¿Amplios los abismos?
Sal que vuela, agua de pozos claros. Ay, pero si las noches ya no son más que un recuerdo, una antesala a lo ya sabido: que ya estamos o estoy sola, da lo mismo. El reflejo aquel de los espejos, el equilibrio entre los agujeros negros, la santidad de los cuerpos blandos, siguen metidos bajo la cama. Se llenan de telarañas. La luna hoy es un bosquejo.
Blandearé, no me guardaré en la coraza de este cielorraso. Seré otra vez, la que es violada por cuanto es mujer. Ya por encima lloverán las almas como basura revuelta entre las gotas de lluvia ácida. Habrá una costa, un monótono ruido de vaivén y seré amargura en tu mirada. Sí, otra vez.
Un olor de tierra que no se arranca. Un movimiento que denota vida por entre las entrañas, pero es que así es. Calla la penumbra y calla, calla.

domingo, 11 de enero de 2009

Del egoísmo y el sarcasmo.


egoísmo, del ego [yo] e ismo [práctica]=
¿Quién no se ha gastado un poquito sobre sí mismo?
(Yo, Yo, Yo... a mí, a mí, a mí... mío, mío, mío) Es tan natural. Tan propio de la Gente y del capricho de hacer mayúscula a la G.
Ya desearía dejar tal cosa inútil debajo de la cama. Hacerme a esa idea de que es poco provechoso eso de perseguirse la cola en aquel círculo de puro Ego.
Y sigue habiendo Ego, que es lo peor. Todo con el fin de sentirse bien uno mismo, de dejar de comerse las uñas atormentado, de quedarse quieto sin buscar nada, sin esperar (otra vez). Pero siempre pensamos en nosotros, nos anteponemos ante todo. Qué importa si por causa buena o mala, estamos allí de primeros. Y decimos "Yo, yo, yo".
Pero eso sí, YO no soy egoísta. No: "Egoísta es la persona que piensa más en sí misma que en mi".